ORACIÓN PARA HOY, SÁBADO 2 DE FEBRERO

Padre amado, hoy quiero comenzar este nuevo día con esperanza, con la certeza de que no camino solo, que Tú siempre estas junto a mi. Quiero que toda mi vida sea una muestra del gran amor con el que te amo. No deseo otra cosa que tu vida se haga vida en la mía, quiero que vivas y reines completamente dentro de mí.

Quiero que tú Espíritu sea mi Espíritu, que me animes, que me hagas ver con tus ojos, que me hagas escuchar con tus oídos, que me hagas amar con tu maravilloso corazón. Purifícame, saca de mi todo lo que sea contrario a tu santa voluntad, sana mi ser, sana todas mis heridas más profundas.

Dios vivo y verdadero, permíteme batallar y conquistar la verdadera felicidad que busco y necesito. La felicidad que viene de Ti. Quiero sentirme protegido por Ti, saber que nada me pasará ya que Tú siempre estás conmigo. Lo más maravilloso es sentir tu infinito amor, Dios mio, gracias infinitas y te pido que pueda devolver una mínima parte de esa increíble bondad con la que me bendices. No dejes que yo te defraude con mi comportamiento, no dejes que mis acciones y pensamientos sean contrario a tu perfecta voluntad.

Quiero vivir sin temores, quiero vivir consciente de que Tú siempre estas a mi lado. Quiero entregarte mi vida, quiero poner todo en tus benditas manos. Me alegra poder comenzar una vez más el día junto a ti. Quiero alabarte y bendecirte porque me permites estar en pie nuevamente para seguir luchando. Dios mio, es difícil llegar a donde quiero, sé que que necesito esforzarme y luchar por alcanzar lo que me propongo, por eso quiero pedirte que me llenes de tu gran fuerza para salir adelante.

Lo más maravilloso es sentir tu infinito amor, Dios mio, gracias infinitas y te pido que pueda devolver una mínima parte de esa increíble bondad con la que me bendices. No dejes que yo te defraude con mi comportamiento, no dejes que mis acciones y pensamientos sean contrario a tu perfecta voluntad.

Quiero vivir sin temores, quiero vivir consciente de que Tú siempre estas a mi lado. Quiero entregarte mi vida, quiero poner todo en tus benditas manos. Me alegra poder comenzar una vez más el día junto a ti.

Quiero alabarte y bendecirte porque me permites estar en pie nuevamente para seguir luchando. Dios mio, es difícil llegar a donde quiero, sé que que necesito esforzarme y luchar por alcanzar lo que me propongo, por eso quiero pedirte que me llenes de tu gran fuerza para salir adelante.

Amén.

Déjanos tu comentario