ORACIÓN PARA HOY, LUNES 11 DE MARZO

Tú, Dios mio, eres mi refugio y mi guardián. En este nuevo amanecer que me regalas canto tu victoria, tu infinito poder que siempre está al lado mio. Tu increíble fuerza que me sostiene en medio de las situaciones duras. Por eso estoy tranquilo, nada temo, Padre eterno, a nadie temo, porque tu vara y tú cayado me llevan hacia fuentes tranquilas mientras atravieso este valle de tinieblas.

En su instante y en su hora me harás reposar sobre campos tranquilos. Mi Dios, sólo te pido que me acompañes, que no me faltes nunca Tú. Te pido que no permitas que nada ni nadie me quite la paz, que nada me robe este instante de bendición. Tengo sed de tu sabia palabra, tengo sed de estar calmado y de aceptar la vida como es, con sus bondades y con sus dificultades, por eso necesito tu gran paz para que nada me arrebate la tranquilidad.

Dios mio, que no me desanime por la adversidad, sino que permanezca en Ti, hoy y siempre. Que siempre seas mi luz bendita en medio de la oscuridad. No son pocos los vientos que día a día soplan en nuestras vidas, no son pequeños los obstáculos que encuentro en el camino, pero tengo la seguridad de que contigo en todo voy a vencer, que nada opaque mi alegría, que nada me quite la valentía de mi corazón, confío en que ahora se está cumpliendo tu divina promesa: “Te fortaleceré y te ayudaré, te sostendré con mi diestra victoriosa”. (Isaías 41,10)

Te agradezco porque en esta linda mañana, recibes mi ser, porque siento cuánto me amas al regalarme una oportunidad de otro día más de vida. Quiero vivir hoy con intensidad lo que prepares para mí sin rendirme, consciente de que habrán momentos difíciles pero con la plena certeza de que estás ahí para sostenerme.

Te entrego la paciencia para esperar tu tiempo perfecto. Confío en tu infinita misericordia y en tu generoso amor. Te ruego que bendigas a mi familia, a mis amigos y a todos aquellos que son importantes en mi vida y necesitan de tu ayuda.

Amén.

Déjanos tu comentario