ORACIÓN PARA HOY, DOMINGO 3 DE FEBRERO

Quiero agradecerte, Dios mio, con todo mi corazón porque me permites comenzar este nuevo día. Padre eterno, que en medio de mis batallas yo pueda tener la plena seguridad de que siempre estás a mi lado, nunca me dejas solo. Por eso no tengo temor, porque siempre te manifiestas, inspiras mis alabanzas y llenas mi corazón de tu gran amor y de paz.

Aún en las tormentas, aún en la enfermedad, te alabo, Dios mio, mi vida entera te pertenece. Que mi vida este siempre en tus santas manos y que todo lo que haga y viva, sea para hacer tu perfecta voluntad.

Quiero ser tuyo, Dios mio, que todos vean hoy lo hermoso, lo bueno, lo infinitamente grande que eres. Permíteme estar siempre contigo, que mis palabras sean fiel a tus planes, que mi ser cante tus grandezas, que pueda descubrir lo inagotable que es tu misericordia.

Señor de mi vida, te pido que me guíes, que en todo pueda tener un amor a prueba de odios y rencores. Nadie puede darme lo que Tú me das, nadie tiene palabras de vida eterna como Tú, nadie puede curar mi corazón con tal ternura, nadie puede entenderme con tanto amor, porque nadie me ama como Tú, Padre misericordioso y eterno, inmensa es tu bondad, grande es tu misericordia por siempre.

Quiero responder a tanto amor, quiero amarte como te lo mereces. Te entrego hoy mi mente, mi boca, mi corazón, manos, te consagro todo mi ser, porque eres el absoluto Dueño y Señor de mi vida. Que tenga siempre como primer y el más importante mandamiento el amor a Ti y a mi prójimo. Esa es la fuerza que nos mueve y nos salva, porque sólo el verdadero amor puede transformar nuestras vidas. Que pueda llevar siempre palabras de sanación, de aliento, de ánimo a todos los que lo necesiten.

Amén.

Déjanos tu comentario