ORACIÓN PARA HOY, VIERNES 18 DE ENERO

Padre celestial, aquí estoy nuevamente, con mi corazón abierto y necesitado de Ti para comenzar este nuevo día. Quiero abrir mi ser a Ti, quiero entregarte toda mi vida, las fuerzas de mi corazón, las capacidades que Tú me has dado las quiero poner a tu servicio. Quiero en este día ser un apóstol de tu inmenso amor, porque solo en Ti hay felicidad, sólo en tu propuesta hay plenitud, sólo Tú tienes palabras de vida eterna.

Que mis oídos siempre estén abiertos a tu voz, y especialmente al clamor del prójimo que me necesita. Que mis labios sepan decir palabras que animen, que sanen, que perdonen pero también que sepa denunciar la injusticia y anuncie la vida. Quiero tener disposición total para ser un discípulo con corazón manso y humilde a tu celestial voz.

Permíteme descubrirte, mi Dios, saber por dónde pasa tu santa voluntad, que me pides para ayudar a construir tu Reino de justicia, de paz, amor y perdón. Apodérate de todo mi ser, de lo que vivo y de lo que me queda por vivir. Te entrego mi presente, mi pasado y mi futuro, todo lo pongo en tus benditas manos, quiero vivir con la seguridad de tu maravillosa presencia sanadora. Si Tú estás en mi vida, entonces el amor tiene que marcar mi forma de actuar y ser.

Ayúdame a vivir ligero, que aprenda a renunciar para que comprenda que lo más importante no nos puede ser quitado nunca, que no es lo que define nuestras vidas, ni lo que ata nuestro corazón, sino lo que es la vida verdadera y la abundante.

Esa vida en abundancia que no son lujos ni placeres, sino que nos entreguemos a Ti, y así descubrir que esa es la mejor manera de llegar y encontrar el verdadero sentido de la vida. Por eso ahora me abandono en tus santas manos y te suplico que actúes con tu infinito poder en mi vida y me impulses a continuar adelante.

Amén.

Déjanos tu comentario