ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 9 DE NOVIEMBRE

Mi Dios, ahora cuando la noche nos llega quiero pedirte que me bendigas con mucha salud y con mucha paz en mi corazón para poder seguir adelante, para enfrentar con valor cada una de las batallas que tengo que vivir. Necesito salud, pasa tu mano sanadora y saca afuera toda enfermedad, para poder seguir alabándote y bendiciéndote.

Quiero orar con unas palabras del padre Emiliano Tardiff: “Cúrame, Señor. Cúrame el cuerpo, cúrame el corazón, cúrame el alma. Regalame la vida, la vida en abundancia. Te lo pido por la intercesión de María Santísima, tu madre, la Virgen de los dolores, que se postró a los pies de la cruz; que fue la primera en contemplar tus llagas santas y que nos diste por madre.

Tú, Padre, que cargaste sobre ti nuestros dolores y por tu llagas santas hemos sido curados. Hoy, mi Dios, te muestro con fe todos mis males y te pido que me cures por completo. Te ruego, por la gloria del Padre del cielo, que cures también a los enfermos de mi familia y a mis amigos. Deja que crezcan en la fe, en la esperanza, y que recobren la salud por la gloria de tu santo nombre. Creo plenamente en tu infinita misericordia y estoy seguro que siempre voy a estar protegido y cuidado por Ti.

Sentir la alegría de tu sagrada presencia me impulsa a seguir con ánimo y a dar lo mejor de mí, a vivir con ganas de luchar. Acepta mi corazón como la ofrenda que alguien necesitado te hace. Reconozco mi pobreza y mis carencias.

Gracias por darme serenidad y paciencia para no dejarme desesperar por ninguna situación difícil. Confío en Ti, Dios mio, y por eso estoy seguro de que todo saldrá bien en mi vida, me lleno de optimismo y con ese sentimiento me dispongo hoy a descansar con tu bendición.

Amén.

Déjanos tu comentario