ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 5 DE ABRIL

Te alabo, Dios del cielo, porque he salido de tus manos, me has creado con amor y me has hecho a tu imagen y semejanza. Eres el rey de mi vida, el único que orienta mis pasos y me invita a ser realmente feliz. Gracias por la fe que pones en mi corazón, porque ella me ayuda a descubrir que vives a mi lado y me sacas adelante.

Bendito seas, porque me cuidas y proteges, por no dejarme sólo en mis batallas, sino que al contrario sales en mi defensa, con valor y firmeza, me ayudas a luchar y me sostienes cuando voy a caer. Señor, reconozco que he cometido muchos errores, pero cada uno de ellos me ha ayudado a acercarme más a Ti, porque me descubro débil, porque sé que no soy perfecto, porque me siento necesitado de luz, de guía, de consuelo y de fortaleza.

Acepto con humildad mis errores, sabiendo que ninguna de mis fallas me podrá alejar de tu amor que perdona sin límites. Gracias por cada enseñanza, por cada error que hoy veo como aprendizaje, quiero seguir creciendo pero contigo, agarrado de tu mano e iluminado por tu luz. Te entrego mi corazón, porque en medio de mis crisis, eres Tú quien me da esperanza, eres todo para mí; porque cuando mis días no tienen sentido, sé que puedo clamar al cielo y Tú siempre me respondes, porque tu gracia me basta.

Te amo con toda mi vida, Señor, porque sigues dándome la vida, porque todo es muestra de tu amor. Estoy seguro de tu presencia salvadora en mi vida y sé que podré salir adelante en todo lo que tenga que resolver.

Ayúdame a vencer las dificultades que este nuevo día traerá. Sé que si Tú me miras con tus ojos de amor y me abrazas con tu ser no tendré desánimos, ni miedos ante las pruebas que la vida me da.

Amén.

Déjanos tu comentario