ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 4 DE ENERO

En este momento, Dios mio, quiero ponerme en tus manos para que me cuides y me llenes de paz. Gracias por el amor que estás derramando en este momento de oración en mi vida, porque necesito tu amor. Gracias por darme la luz en medio de tantas oscuridades. Tú eres mi fuerza, mi sostén, mi Roca firme, aparta de mi corazón los deseos que no me ayudan a crecer.

Dame la sabiduría para identificar lo que no me hace bien. Permíteme tener un pensamiento renovado, un sentir nuevo que me haga ser un verdadero cristiano que vive para Ti. Necesito estar en tus manos porque ese es el lugar más seguro para mí.

Muchas veces no comprendo las cosas que me suceden y me pregunto por qué tienen que sucederme a mí. Quiero pedirte tu fuerza para seguir afrontando cada situación adversa que quiera robarme la paz, que quiera alejarme de tu presencia. Gracias por estar a mi lado hasta el fin, por no apartarte en mis momentos de crisis y dificultades. Gracias, mi Señor, porque las personas que me aman permanecen a mi lado, compartiendo las bendiciones que Tú les has regalado.

Gracias, Señor, porque en las personas que están a mi lado descubro tu presencia protectora, en su amor y cercanía. Bendícelas, mi Dios, y ayúdalas a tener la alegría que solo Tú puedes dar, esa que no se agota en medio de los problemas, sino que llena de valentía para afrontar las situaciones complicadas.

Te pido que en esta noche en la que me dispongo a descansar, me regales la fuerza de tu infinito amor para despertar mañana más tranquilo y seguro.

Amén.

Déjanos tu comentario