ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 3 DE AGOSTO

Gracias Señor, porque hoy puedo dormir tranquilo, con la certeza de saber que tu Santo Espíritu habita en mi corazón y me protege de malos pensamientos. Dios de amor y de perdón, gracias por todo lo vivido en este día. Quiero pedirte que me cuides mientras duermo, que pueda descansar en paz sintiendo que estás a mi lado amándome y dándome lo mejor. Gracias por amarnos tanto, que tu Santa Gracia se derrame en nuestras vidas y nos acompañe en nuestros sueños.

Padre, no quería descansar, sin antes decirte lo importante que eres en mi vida y darte gracias por tu infinita misericordia por darme la oportunidad de vivir un día más. Tú eres mi refugio, Señor mío y Dios mío, en Ti confío. Te alabo y te bendigo por todo lo que Tú eres; por tu grandeza, por tu amor, por tu misericordia y por todo lo que a través de Jesucristo he podido descubrir de Ti.

Soy tuyo y por eso pongo todas mis situaciones en tus manos, porque estoy convencido de que tu poder es infinito y tu amor por mí es extremo; siempre quieres lo mejor para mí y los que te amamos. Gracias por darme la posibilidad de ver la vida con esperanza y no dejar que las contrariedades que a diario se presentan me hagan creer que todo está perdido. Quiero ser valiente para enfrentar los problemas confiado en que pase lo que pase Tú estarás aquí para sostenerme, defenderme y levantarme en caso de que caiga.

Te alabo porque eres bueno conmigo, más allá de toda lógica, más de lo que pudiera merecer; te alabo porque tu bondad no depende de mis actos, porque no se agota.

Te doy mi corazón, te ofrezco mi ser, para que hagas en él tu voluntad; para que mi vida sea un signo visible de todo lo bueno que eres y haces. Gracias por todas las bendiciones que me darás mientras duermo. Estoy seguro de que nada me pasa cuando estás a mi lado y me defiendes de todo lo malo.

Amén.

Déjanos tu comentario