ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 29 DE MARZO

Padre de misericordia, gracias por traerme al final de este día. Gracias por estar siempre a mi lado y darme fuerzas cuando siento que voy a caer. Perdóname, Señor, porque muchas veces no te busco constantemente sino que sólo acudo a Ti cuando tengo una dificultad. Gracias por infundir en mi corazón una actitud de bendición que no me deja sentir miedo por la vida.

Te alabo, Dios del cielo, por la alegría que me da sentir que mi Dios es poderoso y me protege de todo mal y peligro. Quiero vivir con una actitud de bendición, dejando que tomes mis ánimos y mis fuerzas para sacarme adelante.

Sé que Tú, mi Señor, me quieres feliz y ordenas todas las cosas para mi bien, pero me pides que no te pierda de vista ni un momento, por más difícil que sea la situación.  No hay problema tan grande que no puedas resolver, ni hay montaña tan alta que Tú no muevas. Ayúdame a sentir siempre tu presencia, acompañándome en cada momento, que nunca olvide que Tú eres un Dios bueno y que nos cuidas.

Gracias, Padre, por acudir en mi ayuda cuando clamo tu bendición, cuando pido tu gloria en cada situación difícil.

Quiero poner todo lo que siento en tus manos, quiero despojarme de todos mis miedos, mis angustias, mis desesperaciones poniéndome en tus manos y confiando en tu acción maravillosa. Te amo y confío en tu poder que me cuida y me hace estar listo mañana para continuar mi lucha diaria. Amén

Déjanos tu comentario