ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 22 DE FEBRERO

Aquí estoy, mi Dios, al culminar este día que me permítiste vivir. Vengo a Ti a pedirte salud para continuar haciendo mi vida en tu maravillosa presencia. Conoces todos mis problemas, sabes que algunos de ellos son el resultado de emociones y sentimientos que no he logrado superar, otros son frutos de mi debilidad, de mi condición física.

Todas las enfermedades las pongo en tus benditas manos, porque sé que estás actuando en mí para que este sano y pueda así alabarte con todas las fuerzas de mi alma. Gracias porque me llenas de tu paz y me ayudas a afrontar con valentía cada dolor. Estoy seguro de que Tú me puedes curar de cualquier dolencia porque Tú las has derrotado en la cruz.

Tengo la absoluta seguridad de que a tu lado puedo vencer cualquier dificultad. Padre amado, porque has estado grande conmigo hoy, me otorgas fortaleza para enfrentar con valentía todas mis batallas. Espíritu Santo llena mi corazón con tu majestuosa luz de amor, porque tu Espíritu me quema con su fuego sagrado y me libera de todo lo que me arrebata la paz. Gracias porque en todo instante actúas con sabiduría en mi vida, no dejas de tener misericordia conmigo, sino que me hablas al corazón para que tome tu sendero de verdadera salvación.

Dame la capacidad de continuar luchando sin derrumbarme, creyendo que en todo soy vencedor en tu santo nombre. Aunque sienta que un ejército acampa en mi contra, no voy a tener miedo porque Tú, Dios mio, eres mi luz y mi salvación.

Por eso, ya no tengo ninguna duda en mi corazón, sino que sigo confiando en tu infinita gracia que me sana, me libera y me hace vivir confiado. Esta noche me voy a descansar tranquilo, porque creo que Tú, mi Dios, eres mi fiel guardián, me cuidas de todos los males y me alejas de los peligros.

Amén.

Déjanos tu comentario