ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 15 DE MARZO

Creo plenamente en Ti, mi Dios, creo en tu infinito poder, creo que me amas y que no hay nada que me pueda hacer daño porque Tú me proteges. Creo que eres el único que puede darme la felicidad. Quiero ser libre para Ti, quiero que valga la pena mi vida, que tenga la firme convicción de tener tiempo para lo valioso, para amar, para abrazar, para sonreír y recibir sonrisas, para que mi corazón sea un reflejo de lo bueno que le das a mi vida.

Porque ya se nos olvidó lo impagable que es una noche de tranquilidad, una sonrisa sincera, alguien que se preocupe por nosotros, que nos proteja porque nos ama. Que no se nos olvide que lo que no se paga es lo que verdaderamente importa, porque el amor es gratuito, porque el perdón no es algo que se pueda comprar, porque la fraternidad no se puede medir con ningún dinero.

Olvidamos lo que es realmente valioso, lo que le da el verdadero sentido a nuestras vidas, por estar atado a las cosas de este mundo. Tengo que continuar remando en medio de este mar de adversidades que es la vida. Sin temor porque Tú estás a mi lado, porque tuyo es el presente y lo que ha de venir, por eso sigo sonriendo, sigo totalmente confiando, sigo en la batalla, pues me anima tu promesa de que nunca me vas a fallar.

Te agradezco por toda la paz que me das en este instante mientras me dispongo a descansar. Gracias, porque mañana estarás dándome luz, como el sol, para que mis pies no tropiecen con ninguna oscuridad y pueda caminar con la absoluta seguridad de tu protección.

Te entrego toda las palpitaciones de mi corazón, para que recibas por todas y cada una de ellas, un estallido de alabanza de mi ser.

Amén.

Déjanos tu comentario