ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 15 DE FEBRERO

Mi Señor, aquí estoy de nuevo al frente de Ti, para darte gracias por todo lo que me has permitido vivir en este día que finaliza. Entendí muchas cosas y viví tu infinita misericordia en mi vida. Estoy dispuesto a dejar todo lo negativo que traigo conmigo y pasar a reconocer todos los aspectos positivos de todas las personas que amo.

Te pido que nos bendigas con unión, con fraternidad, solidaridad, que podamos entendernos siempre los unos a los otros.

Pensé mucho acerca de las situaciones adversas y el proceso que tengo que comenzar para liberarme de muchas experiencias vividas que me atan y no me dejan caminar por senderos de luz. Reconozco que, por medio de tu increíble amor puedo hacer grandes cosas.

Posiblemente, no he podido crecer en muchos aspectos de mi vida, por estar alimentando esas vivencias que hay en mi interior. Continuamos viviendo de apariencias, de prejuicios y de temores porque no te dejamos actuar. Actúa con el infinito poder de tu amor en mi corazón, que tu gran amor desborde todo mi ser para que en tu santo Nombre quede libre de todo lo que me atormenta. Que pueda ver la luz en medio de tanta oscuridad, que pueda ser libre para adorarte, alabarte y glorifícarte siempre.

Bendito y alabado seas por siempre, dueño de mi vida, de mi alma y de todo mi ser. Perdón, Mi Señor, porque muchas veces somos muy egoístas, solo nos preocupamos por lo que nos pueda pasar a nosotros, porque en muchas ocasiones buscamos las cosas que nos separan, las diferencias, en vez de buscar las cosas que nos unen.

Te agradezco por cuidarme mientras descanso y por darme la seguridad de tu tierno amor. Que mientras duerma me allanes el sendero que voy a recorrer mañana.

Amén.

Déjanos tu comentario