ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 14 DE DICIEMBRE

Padre eterno, gracias por estar a mi lado, vengo ante Ti con la fe puesta en tu amor. Estás aquí iluminándome y dándome calor, quiero, a pesar de los momentos tristes, de las lágrimas, de los golpes duros, saber que estás allí mostrándome el camino a seguir y regalándome la serenidad de tu divino abrazo. No te pido que me apartes los problemas de mi vida, pero sí que me hagas capaz de enfrentarlos y de solucionarlos.

Perdóname, Padre, por lo que hice mal en este día, perdón por mis egoísmos, por mis temores y mis rencores, por mis actuaciones equivocadas, por las veces en las que no medí el daño que estaba causando a otros.

Te pido que perdones las faltas cometidas con los seres que amo, ayúdanos a encontrar sentido en Ti a todo lo que vivimos y a nunca decaer en tu búsqueda. Regálame el don del discernimiento, si aprendo a discernir más, me equivocaré menos, y podré tener más paz en mi alma y en mi corazón. Sé que si soy capaz de discernir podré encontrar todos los días los motivos que necesito para sonreír y no tenerle miedo a ningún problema.

Tú que tienes un amor infinito, quiero pedirte que no tengas en cuenta mis pecados, sino que, movido por ese gran amor, me regales una nueva oportunidad y me cubras con tu divina misericordia.

Estoy arrepentido y no quiero volver a sentirme mal por los errores cometidos, por eso te pido que me bendigas y limpies mi corazón de cualquier culpa. Me postro ante Ti para suplicar tu misericordia. Que mientras descanse pueda ser iluminado por Ti y sentir la bendición de tu santa gracia. 

Amén.

Déjanos tu comentario