ORACIÓN DE LA NOCHE DEL SÁBADO 9 DE MARZO

Gracias, Dios mio, por la valentía que siempre le das a mi corazón, por convencerme de que puedo continuar dando la lucha, porque me levantas en medio de mis luchas. Porque cuando tuve temor, cuando me creí perdido, cuando ya no me quedaban fuerzas, ahí estuviste Tú para darme ánimo, para acordarme que siempre puedo dar un paso más.

Por eso no me voy a dejar ganar por las dificultades, ni por el pesimismo, no me va a vencer la desesperanza. Me voy a mantener firme siempre, a pesar de todo, porque creo ciegamente en Ti, porque sé que me abrirás puertas y ventanas, que me vas llenar con bendiciones, me vas a escudar y no vas a dejar que nada malo me pase. No dejes que mis iras, mis temores, me hagan sufrir.

Bendito seas siempre, Señor mio, por amarme hasta el extremo, por devolvernos la esperanza de un nuevo mundo, por tu maravillosa misericordia. Aparta de mí todo mal sentimiento, llévate lo que no me conviene, lo que me puede alejar de tus bendiciones. Colma mi corazón de tu fortaleza, que me inunde la magnifica presencia de tu Espíritu y que sea un guerrero valiente que vence por Ti.

No le tengo temor al fracaso, porque no hay un peor fracaso que no intentarlo, porque Tú siempre estás a mi lado, porque eres mi escudo protector y mis batallas las das Tú. No dejes que nada me perturbe mientras descanso.

Dame tu gran protección y tu cuidado para estar listo mañana y seguir adelante en cada una de las situaciones que afronte. Te pido, mi Dios, que me bendigas y me acompañes en mi descanso con la seguridad de que mañana vas a estar acompañándome cuando despierte.

Amén.

Déjanos tu comentario