ORACIÓN DE LA NOCHE DEL SÁBADO 30 DE MARZO

Señor, me presento delante de Ti al caer la noche, confiando en tu infinito amor. Necesito tu compañía, mi Padre Dios, sabes que solo no puedo salir adelante en mis batallas interiores, necesito de tu compañía y de tu amor para poder ser feliz.

Ayúdame a no dejar que las situaciones difíciles que tengo me hagan creer que todo está perdido, dame tu alegría, tu impulso, tu fuerza para no desfallecer y vencer todo lo que me está haciendo sufrir. Ven, Señor, con toda tu gracia y pasa tu mano sanadora sobre mí, porque sé que no tienes en cuenta mis pecados y no desprecias un corazón contrito que busca tu amor.

Bendito seas, Dios de infinita misericordia, porque no me abandonas, sales en mi defensa y me fortaleces con tu presencia. Ven a vivir y reinar en mi corazón, que no desee nada más que estar en tu presencia, sentir que entras en lo profundo de mi interior y sanas mis heridas. Esta noche te doy entero y pleno derecho de disponer de mí y de todo lo que me pertenece. Tengo la seguridad de que contigo todo lo voy a lograr, tómame de la mano y muéstrame el camino perfecto.

Gracias porque siempre estás a mi lado y, sobre todo, por sostenerme cuando mis piernas me flaquean.

Dame la sabiduría para también ayudar a otros a sanar sus heridas, sin prejuicios y con la misma misericordia con que Tú ves mi interior. Gracias, porque sé que mañana todo saldrá bien y estaré lleno de tu alegría y de tu gozo. Bendice mi descanso y dame tu paz que me hace feliz.

Amén.

Déjanos tu comentario