ORACIÓN DE LA NOCHE DEL SÁBADO 29 DE DICIEMBRE

Gracias, Padre santo, por el día que ya pasó y la noche que llega, te pido que restaures mi vida y que en tu infinito amor me des un buen descanso. Gracias por hacerme entender que todo pasa, que sólo Tú te mantienes en mi vida, que todo lo demás es relativo, que sólo Tú eres definitivo, leal y fiel hasta la última hora.

Quiero sentir que estás en mi vida y que eres Tú el que siempre me acompañas a seguir luchando, quiero vivir con ánimo, quiero ser feliz sintiendo siempre tu divina presencia en mi vida, en mis luchas y en mis alegrías, en todo lo que hago. No quiero darme por vencido ante ninguna situación.

No dejes, mi Dios, que las grandes tormentas de la vida me hagan olvidar que Tú eres poderoso y estás siempre de mi lado. Gracias por toda la paciencia que siempre tienes conmigo, pienso en las mil veces que te he fallado y cómo esas mil veces me has perdonado y también cómo usaste cada una de esas fallas para mostrarme tu gran amor, para seguirme formando y enseñando, aunque me cueste entender porque soy terco.

No dejes que mis terquedades me aparten de tu voluntad y me hagan equivocarme. Bendice a todos los que amo y que están pasando por momentos difíciles, su sufrimiento es también mío y por eso hoy pido tu ayuda.

Bendice a cada una de las personas que necesitan mi ayuda, permite que les pueda dar una palabra de ánimo y les haga sentir tu amor. Dame tu paz para dormir tranquilo, no dejes que las dificultades me hagan olvidar que Tú estás a mi lado.

Amén.

Déjanos tu comentario