ORACIÓN DE LA NOCHE DEL SÁBADO 24 DE NOVIEMBRE

Dios mio, porque eres lo más grande y valioso que tengo. Me acojo a tu perfecta voluntad y confío en Ti, lléname de tranquilidad, no me desampares nunca. Quiero abandonarme siempre en Ti, quiero confiar siempre en Ti, que aún en medio de las batallas yo pueda considerarte mi Todo. No dejes que mi corazón se aparte nunca de Ti, no permitas que mis ojos se distraigan con cosas efímeras, sino que, pueda amarte siempre.

Gracias por tu infinito amor y tu bondad que me dan la certeza de tener un padre que nunca me desampara. Tú eres mi fortaleza en los momentos difíciles, a pesar de sentir que hay situaciones que me superan, tengo inmensa fe en que sólo de tu mano puedo superar cualquier adversidad que se me presente.

No tendré miedo, Padre, porque Tú vas a mi lado y eres todo lo que necesito para superar cualquier momento de dificultad. Cuando camino perdido sin saber hacia dónde ir, tu amor infinito me guía y me sostiene. Es tu mano la que me sustenta y por eso tengo la total seguridad de que no estoy desamparado si estás junto a mi. Te entrego mis temores, los que me hacen débil, los que me causan dolor y me alejan de tu presencia. Sé que me equivoco, Dios, conoces mis errores y confío en que me ayudas a cambiar.

Mi corazón está dispuesto a amar, a ser dócil a tu santa voluntad, a dejarse sanar por Ti, porque sólo por tu infinita gracia encuentro la calma que tanto busca mi ser. Quiero poner en tus manos mi corazón en esta noche, quiero pedirte que lo sigas llenando de tu amor, que lo transformes.

Ayúdame a comprender que los problemas no son más que situaciones complicadas que me hacen más fuerte en la fe y me hacen sentir que por más difícil que parezca, no estoy sólo porque Tú, mi Señor, siempre estás conmigo. Bendice mi sueño y permite que pueda descansar plenamente esta noche.

Amén.

Déjanos tu comentario