ORACIÓN DE LA NOCHE DEL SÁBADO 23 DE FEBRERO

Dios mio, necesito de tu gran amor y de tu enorme ternura. Te amo y confío plenamente en Ti, por eso, te abro todo mi corazón y te suplico todas las bendiciones al finalizar este día. Gracias por enseñarme a través de tantas formas que me amas y que soy importante para Ti.

Gracias por todo lo bueno que me das para ser feliz, porque en los acontecimientos de mi vida puedo ver con claridad que actúas con tu infinito poder en mí. Me hace falta sentirme amado, bendecido, valorado, y todo eso sólo me lo puedes brindar Tú, mi Dios. Sólo Tú, mi Señor, puedes llenar los vacíos de mi ser, porque eres luz y vida, y quieres que seamos felices.

Gracias porque todo el tiempo estás cerca mio y me das la felicidad que necesito, no quiero que ninguna persona y ninguna situación me quiten la alegría que Tú me brindas, la paz que tú me das. Cuida de mí para hacer siempre lo conveniente, pon en mi boca palabras certeras para poder bendecir a todas las personas con las que comparto mi vida día a día. Estoy seguro de que me estás escuchando y que me ayudarás a ser cada día mejor.

Alabado seas, Padre amado, porque me hablas al oído y orientas mi vida con sabiduría, para que en todas las situaciones salga victorioso, por eso, no dejo de creer en tu inmenso poder y en tu infinita misericordia.

Pongo en tus divinas manos a cada una de las personas con las que comparto la vida, te pido que las protejas de todo mal y peligro que se les pueda presentar. Ven, Padre eterno, en este instante a habitar en nuestros corazones. Gracias por esta noche de paz y serenidad que me regalas.

Amén.

Déjanos tu comentario