ORACIÓN DE LA NOCHE DEL SÁBADO 22 DE DICIEMBRE

Padre amado, termino este día pensando en tu infinito amor y protección. Quiero darte gracias porque siempre estás ahí junto a mi y por ayudarme a actuar de la mejor manera en todo lo que tuve que vivir durante este día. Aquí estoy, mi Padre Dios, delante de Ti, para pedirte que me llenes de paz y de tu amor, para que nada ni nadie pueda robarme la tranquilidad.

Te agradezco por todo el amor que me das, por mi sanación y tu paz. Quiero acercar mi oído a tu corazón para sentir cómo palpita de amor infinito por mí y por mis hermanos.

Quiero que me llenes de amor para ser fuerte; que me permitas tomar conciencia de los vacíos de mi alma para dejar que Tú actúes en ellos y así pueda estar feliz. Reconozco que me gana la impaciencia, y que a veces soy impulsivo, por eso en este momento de la noche quiero entregarte todos mis miedos, mis temores y mis defectos, sobre todo, porque soy muy consciente de que el mayor miedo que tengo es a la soledad. Necesito que me ayudes a controlar mis reacciones para no equivocarme por actuar sin pensar.

Necesito de Ti, mi buen Dios, en todo lo que hago y por eso ahora te pido tu ayuda. Derrama sobre mí tu amor para que sanes las heridas que hay en mi corazón y que me hacen sufrir; dame la posibilidad de despertarme mañana sintiendo que todas esas heridas ya no están y que puedo actuar con total libertad.

Gracias, porque sé que en este momento me estás bendiciendo, cuidando y haciendo que mi corazón este dispuesto a tu amor y a vivir para Ti. Lléname de tu divina presencia en esta noche y permíteme descansar, para levantarme mañana con mucho ánimo para continuar.

Amén.

Déjanos tu comentario