ORACIÓN DE LA NOCHE DEL SÁBADO 15 DE SEPTIEMBRE

Dios mío, dame la fuerza de tu Espíritu para no desfallecer frente a la adversidad, para no dejarme caer, para no dejarme vencer por las circunstancias duras. Te pido un corazón dócil, abierto, dispuesto, firme en Ti, que confíe plenamente en Tí. Regálame tu luz, tu fuerza y tu amor para hacerle frente a mi vida con el convencimiento de la fe. Calma mis miedos, serena mis angustias, sana mis heridas, sostén mi corazón.

En este momento, Señor, en este día que termina, clamo a Ti para que me bendigas. Te pido que sea capaz de descubrirte con la paciencia y la humildad necesaria. Sé que me ofreces un yugo llevadero y una carga ligera, amar es sencillo cuando abrimos el corazón a tu acción.

Dame el valor para soportar las pruebas, mi Señor, que sepa discernir con sabiduría por dónde debo encaminar todo lo que soy y lo que estoy viviendo. También te pido por muchos que están sufriendo, tómalos en medio de sus angustias, de sus problemas, hazlos tuyos, pasa tu mano por todo su ser y sana todas las heridas que las dificultades y los problemas les han dejado. Te suplico, mi Señor, que me hagas sensible ante el dolor de mis hermanos y que pueda hacer algo para ayudarles a salir adelante, no quiero ser indiferente ante la situación que ellos padecen.

Pasa tu mano sanadora por todo mi ser y prepárame para estar listo mañana a seguir luchando contra las adversidades. Dame resistencia para no dejarme vencer por los golpes de la vida, para sobreponerme a todas las manifestaciones del mal y a no dejar que nada ni nadie me quiten la paz que sólo Tú me puedes dar.

Que pueda descansar durante la noche para que así al iniciar un nuevo día, pueda tener renovado mi cuerpo y mi espíritu. Te amo y te bendigo eternamente, porque eres digno de recibir de mí el honor, la alabanza y la adoración.

Amén.

Déjanos tu comentario