ORACIÓN DE LA NOCHE DEL SÁBADO 13 DE OCTUBRE

Amado Dios, en este momento te quiero entregar mi corazón, toma mi vida y colmala de confianza y disposición hacia Ti. Toca mi corazón y dame la posibilidad de adorarte, de amarte y de comprender que sólo en Ti está lo más importante de la vida. Estoy aquí porque reconozco que sólo Tú me puedes dar lo que necesito.

Aquí estoy con el corazón abierto y dispuesto a reconocer que eres lo más grande, poderoso, maravilloso y que sólo en tu voluntad está mi plenitud. Que entienda que no se trata de unas palabras sino de una actitud ante la vida, mostrar en mi diario actuar que confío plenamente en Ti. Muchas veces lo que me hace falta es confiar ciegamente en Ti, mi Dios, la falta de confianza me hace inseguro y sin la suficiente fe. Dame la humildad suficiente que necesito para permanecer cerca a Ti.

Quiero pedirte, Señor mio, que me llenes de serenidad y de paz, para dejar de lado todas las experiencias pasadas y entender que no debo continuar pegado a ellas. Regalame tu paz, pero sobre todo, dame tu fortaleza para no caer y quedar vencido por los impulsos del mal. Te ruego que vayas delante de mí abriendo senderos y mostrando cuál es tu voluntad para mí. Es la actitud que debemos tener siempre, no podemos estar inseguros al pedirte, Señor, Tú nos amas y quieres lo mejor para nosotros. Abrimos el corazón con fe y disposición seguro de que harás maravillosos milagros.

Tengo la seguridad de que tu voluntad siempre será lo mejor para mí. Seguro de que estás a junto a mi y me vas a cuidar, pongo en tus amorosas manos todas mis preocupaciones, estoy confiado en que todo será de bendición para mí, porque Tú me amas y quieres que sea feliz.

Tú actúas con tu maravilloso amor, por eso vengo ante Ti, porque necesito que te hagas presente en mi ser y me hagas sentir la inmensa fuerza y el impulso que siempre me das; por eso estoy aquí delante tuyo esperando tu bendición. Que mientras descanse me acompañes, me cuides y protejas.

Amén.

Déjanos tu comentario