ORACIÓN DE LA NOCHE DEL SÁBADO 1 DE DICIEMBRE

Dios mio, Tú eres todo lo que necesito en esta noche, eres el único fiel y lo único permanente y certero. Te doy agradezco inmensamente, te alabo y te entrego mi corazón en adoración; yo sin Ti nada soy, mi Señor. Porque he recibido tus respuestas a mis inquietudes; porque puedo decir que Tú me escuchas.

Me creaste, mi buen Dios, me hicieron tus manos, y sé que soy fuerte, resistente a la adversidad, ayúdame a recordarlo y tenerlo presente cada vez que las cosas parecen no salir bien, cuando los obstáculos aparecen, y así me motivo para dar todo de mí y salir adelante, porque sé de dónde y de quién vengo.

Dame tu luz, mi Dios, para caminar en medio de las tinieblas y no me desampares nunca, por eso te pido tu compañía siempre. Soy consciente de que solo Tú puedes ayudarme a mantener la esperanza cuando parece que ya no hay nada que hacer. Por eso acudo a Ti, Padre, para que me enseñes el camino, para que me llenes de tu fuerza. Ayúdame, mi Señor, a entender que la recompensa de mis actos no tiene que llegar inmediatamente y que debo ser paciente.

No permitas que deje perder el verdadero sentido de la vida, que eres Tú, por distraerme con lo que el mundo me ofrece, con tantos problemas.

Padre de amor y de vida, no quiero vivir como alguien amargado, por eso te pido me llenes la vida de sentido, quiero que todo lo que haga tenga un buen propósito. Te agradezco enormemente porque sé que me escuchas. Cuídame y vela mi descanso, para tener el día de mañana lindo amanecer.

Amén.

Déjanos tu comentario