ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MIÉRCOLES 9 DE ENERO

Quédate junto a mi, Padre amado, en esta noche, he pasado un día cargado de muchas emociones, de muchas pruebas, de dificultades que no truncaron mi camino, porque Tú me diste fuerzas para continuar adelante. Gracias porque nuevamente sé que eres el motor de mi vida y me recuerdas con gran amor que contigo todo lo puedo.

Tú estás vivo y me amas, acepta los ofrecimientos y deseos de mi corazón, para que de día y de noche no cese de alabar tu divino nombre. Me da seguridad saber que estás conmigo en esta noche, es el momento de abandonarme confiadamente en tus brazos, quiero pasar la página del día vivido y sentir que todo mi ser descansa en tu santa presencia.

Ven a mí, Dios mio, ten misericordia de mí; sabes que algunas veces mi debilidad me gana y caigo, pero Tú te haces fuerte en mi debilidad, porque me amas. Abre mis labios, Padre amado, que mi boca proclame tu alabanza, que mientras más se repita más me fortalezca, alabanza que te ensalza como es debido, y que calma mi corazón. Confío en que me sanas, Tú eres la roca que me salva, tu promesa es mi alegría y mi esperanza, porque me llamaste por mi nombre y me das lo que necesito para vivir feliz.

Grande eres, mi Dios, grandes son tus obras, todo lo que haces es perfecto, mi vida es la muestra de tu infinito poder, Tú eres el único Dios, no hay nadie fuera de Ti. Enseñame tu sendero, para que siga tu verdad, mantén mi corazón. Sólo Tú tienes palabras de vida eterna, porque eres el camino, la verdad y la vida.

Te agradezco, mi Señor, porque Tú siempre has estado ahí, cada momento en el que he sentido que no es posible seguir adelante, me recuerdas que estoy en este mundo para vencer. Gracias porque me das todo lo que necesito para descansar y levantarme el día de mañana con muchas más fuerzas para salir adelante.

Amén.

Déjanos tu comentario