ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MIÉRCOLES 27 DE FEBRERO

Gracias, Padre eterno, por todo lo vivido durante este día. Lléname de tu maravillosa presencia y que sea el poder que viene desde lo más alto el que me dé las fuerzas necesarias para poner frente a todo lo que me pueda perturbar y no me permite dormir sereno y en paz.

Borra de mi mente todo pensamiento negativo, con pensar no voy a resolver absolutamente nada, ayúdame a sentir la seguridad de que Tú solucionas todas las cosas para el bien de los que te aman. Que pueda aprender a dejar todo en tus amorosas manos y sentirme seguro de que todo va a estar de la mejor manera. Ayúdame a confiar y a creer en tu acción. Tengo que entender que por mucho que me vaya mal o que las cosas no terminen como las espero, siempre tengo que creer y confiar en que habrá un mañana mejor.

Hoy estoy dispuesto a dejar todo lo que llevo a mis espaldas, todo lo que me pesa y me angustia. Tú eres la roca que sostiene mi vida y por medio de Ti me lleno de gozo, felicidad, seguridad y paz. Esta noche quiero olvidarme de todas los motivos que me agobian. Sé que no es sencillo mantenerse optimista en situaciones tan difíciles, pero también sé que todos los días hay razones para creer, para amar, para luchar. Gracias porque me proteges siempre y nunca me abandonas.

Ilumíname, Padre amado, sé Tú quien me anime y me haga confiar en que todo saldrá mejor, para que pueda seguir adelante y luche con todas las fuerzas de mi corazón.

No dejes que los problemas me quiten el sueño, te los encomiendo, Dios mio, porque eres mi guardián y tengo la absoluta certeza de que no duermes ni descansas, sino que estás atento para escudarme y darme nuevas fuerzas para que mañana salga a batallar con valentía, creyendo que todo lo puedo en Ti.

Amén.

Déjanos tu comentario