ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MIÉRCOLES 13 DE FEBRERO

Padre de vida eterna, te agradezco por este nuevo día que me has permitido vivir. Aquí estoy frente a ti, Tú eres quien le da felicidad y gozo a mi vida. Gracias porque siento que estoy siempre en tus amorosos brazos protectores, que me escudas de cualquier cosa mala que pueda pasar en mi vida.

No permitas que me distraiga con tanto ruido y manifestaciones de esta sociedad, que pueda estar siempre a tu lado. Eres amor y no sacrificio; necesito más que tapar mis pecados con cosas que parecen bondadosas; eres más que alguien a quien aplaudimos; eres alguien al que debemos tenerle fe, alguien que nos mantiene impulsados a ser humildes, alguien que nos inspira continuamente a pensar por nosotros mismos.

Te pido que me mantengas rodeado de las personas que amo, dales paciencia, rodéame de todos los que estén dispuestos a estar conmigo, a continuar dándome vida; especialmente, lléname de tu magnifico amor, así como lo has hecho toda mi vida no te alejes jamas, mantenme tranquilo y cuando me sienta solo ayúdame a pensar en todas cada una de las personas que han compartido conmigo, en todas las sonrisas que me han regalado, en todos los buenos momentos que hemos compartido juntos.

Ahora, cuando cae la noche y el cansancio empieza a ganarme, quiero pedirte que me llenes de vida, de tus bendiciones para descansar tranquilo y estar mañana listo para seguir la lucha.

Te alabo y te bendigo y quiero decirte que me abandono en tus brazos, porque confío en tus promesas. Te alabo por toda la obra que Tú has realizado en mí, porque ella me ha permitido crecer en mi fe, porque el sentirte vivo y actuante me motiva enormemente para continuar buscándote y darte siempre la gloria a Ti.

Amén.

Déjanos tu comentario