ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MARTES 9 DE ABRIL

Te amo, Dios de mi vida, porque día a día me das fuerzas, porque este día que llega a su fin es un hermoso regalo tuyo, porque me das sosten en la vida. Porque me doy cuenta que estar aquí es un don majestuoso que viene de Ti. Espero en Ti, por ello creo que siempre vas a estar junto a mi. Eres infinitamente grande y maravilloso, Padre amado, gracias por protegerme, por mostrar tu infinita misericordia en nuestras vidas.

En tu santo y poderoso nombre estoy seguro que cada instante, que cada situación que vivo, está en tus divinas manos. Hay que ser valerosos para no tener miedo cuando llega el instante de la adversidad. Hay que ser valerosos para no acobardarnos en el momento de saber que somos débiles.

Todo esto lo afrontamos con la absoluta seguridad de tu increíble protección, de tu cuidado y de que Tú, Dios mio, nos colmas de fuerzas para poder hacer hasta lo que creemos que es imposible. Con la seguridad de tu bondad y con la alegría que me regalas como un enorme escudo, voy a dejar que tu viento me guíe y me impulse, bendito seas mi Señor, que lo eres todo, Padre eterno, mi luz que orienta mi camino. Esta nueva noche está llena de tu divina presencia, me has dado grandes muestras de tu divino amor y de tu santa bendición.

Te has encargado de llenarme de un amor que atraviesa mi cuerpo. Te agradezco infinitas veces, porque ahora continuas cuidando de mí durante esta noche de descanso.

Aquí estoy en frente de Ti, soy muy pequeño y muy frágil, necesito de tu bendición y de tu inagotable amor. Te amo enormemente y confío en tu divino poder sanador. Te ruego que me colmes de tranquilidad y de paz para poder descansar y levantarme el día de mañana con total alegría serenidad.

Amén.

Déjanos tu comentario