ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MARTES 8 DE ENERO

Mi Dios, vengo ante Ti en esta noche con un corazón sincero, transparente, dispuesto a abrirse a tu perfecta voluntad. Que mis oídos permanezcan abierto a tu voz. Tú eres mi meta, contigo no me importa nada más, pues eres todo para mí, el que me guía en mi caminar, el que me ayuda a crecer, aquel que cuando habla estremece mi vida y mi corazón.

Gracias, porque por medio de las personas que amo, Tú te manifiestas y actúas en mi vida. Gracias por mi familia, por todos los que amo y me aman, te pido que los llenes de Ti, de tu fuerza. Gracias, porque pude sentir tu presencia en mi vida durante todo el día.

Gracias porque en los momentos de dificultad, Tú me diste fuerza y me colmaste con tu gracia. Quiero vivir siempre junto a Ti, entregando todo lo que soy. Gracias, Señor, porque en medio de todas las tormentas que hay en mi vida, Tú siempre estás conmigo y esto me das seguridad para salir adelante. Quiero que mi amor por Ti, crezca sin ninguna condición, sin importar lo que tenga o lo que deje de tener, que pueda amarte sin parar todos los días de mi vida, pues tu presencia es el anhelo de mi vida, quiero hacer tu voluntad, te quiero alabar, darte solo a Ti el primer lugar.

Maravilloso es tu amor, misericordiosa tu mirada, por eso mis labios te repiten siempre: te alabo y te bendigo, mi Señor. Mi corazón se siente agradecido por todo lo que haces por mí.

Eres poderoso en obras y en palabras, soy testigo de que estás vivo, y me acompañas en cada uno de los pasos que doy en la vida. Gracias por hacerte presente en este corazón, que aunque imperfecto, busca amarte. Gracias Padre Dios, porque puedo descansar tranquilo, porque Tú eres mi protector, mi guardián que nunca duerme. Amén

Déjanos tu comentario