ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MARTES 4 DE SEPTIEMBRE

Gracias mi Dios, por las grandes muestras de tu amor para conmigo, por este día que termina, por esta noche en la que puedo llegar a descansar sabiendo que estás conmigo. Cuida mi noche, pon centinelas en mi casa, reguárdanos de todo peligro, que nada malo pueda pasar. Ven, Señor, apodérate de todo lo que soy, de lo que vivo, de lo que me queda por vivir.

Quiero abrir mi ser a Ti, con total libertad, quiero donarte mi vida, las fuerzas de mi ser, las capacidades que Tú me has dado las quiero poner a tu servicio. Si Tú, Señor, estás en mi vida, si acepto tu llamado, entonces el amor tiene que marcar mi forma de ser y de actuar.

Porque sólo en Ti hay felicidad, sólo en tu propuesta hay plenitud, sólo Tú tienes Palabra de vida eterna. Te alabo y te bendigo porque no me dejas de mostrar tu amor. Me has dado tanto, sin que lo merezca. Me has llenado tanto. Me has amado tanto. Me llenas de tu perdón sin que yo haga nada para merecerlo. Eres bueno y justo, eres un Dios lleno de una inmensa compasión. Gracias por estar conmigo, porque siempre me doy cuenta de tus grandezas por amor.

Quiero tener la seguridad de que nada ni nadie puede hacerme daño, y por eso me acojo plenamente a Ti y te pido que me hagas tuyo con todas las fuerzas de tu ser. Actúa hoy con la fuerza de tu Espíritu y que sea libre de toda situación que me quite la paz que sólo Tú me das.

Confío en que esta noche pasarás tu mano sanadora por todas las heridas que tengo en mi ser. Te pido que mañana me abras todos los caminos. Te amo y sabes que necesito de Ti, de  tu fuerza y de tu bendición.

Amén.

Déjanos tu comentario