ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MARTES 26 DE FEBRERO

Ven, Padre eterno, lléname con tu Espíritu Santo, ven y toca cada lugar que necesite ser curado y bendecido. Ven, quédate en mi vida y ayúdame a sacar de mi todos los miedos que no dejan que yo pueda pasar una noche tranquila contigo en tus brazos. Soy consciente que nada puedo hacer, si no es motivado por tu maravilloso amor y bondad.

Ayúdame a cambiar todo aquello que no me deja reconocerte como el dueño de mi vida. Tú eres mi pilar y el castillo donde he construido mi vida y todo lo que soy hoy. Ayúdame a tener esperanza, que sea capaz de ganarle al pesimismo, que pueda tener la plena seguridad de que voy a estar bien, que todo va a salir de la mejor manera.

No dejes, Dios mio, que los problemas me quiten la posibilidad de soñar, de querer, de anhelar que todo mañana sea mucho mejor. Te pido que tu infinito amor descienda sobre mí y que pueda sentir que eres Tú quien me animas a confiar y a creer. Arrópame con tu manto sagrado, que pueda sanar todo aquello que me aleja de esta experiencia tan hermosa de sentirme seguro en tus divinos brazos. No existe noche oscura para los que en Ti esperan.

Tú eres mi consuelo en todas mis batallas y me das fuerza para continuar adelante. Gracias porque estás presente en mi vida, te revelas con increíble poder y me muestras tu amor en cada una de las situaciones que vivo.

En tus santas manos pongo el descanso de hoy para que ninguna preocupación angustie mi ser. Te agradezco porque sé que mañana estarás junto a mi, ayudándome a que pueda tomar las mejores decisiones. Te amo con todo mi corazón y confío en Ti.

Amén.

Déjanos tu comentario