ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MARTES 2 DE OCTUBRE

Señor, te alabo y te bendigo por todo lo que me has dado y me sigues dando. Sé que me estás diciendo que me amas al regalarme la vida. Sé que no me puedo desanimar con todo que estoy viviendo, ni puedo dejar que las frustraciones me hagan creer que todo está perdido. Ayúdame a ser un buen creyente, un luchador, uno que no se da por vencido y sigue adelante porque siente que Dios lo ama y lo impulsa.

Sé que todas esas situaciones son pasajeras pero no puedo evitar que me hagan sentir débil, por eso necesito tu ayuda, que me des fuerza y ánimo, que me impulses para continuar. El amor no se aferra a nada sino que se da totalmente.

Padre Dios, que sea capaz de mostrar tu Gloria en mi vida, que te ame con todas las fuerzas de mi ser y a todos los que me rodean, que pueda ser realmente feliz haciendo visible tu amor. Tú, nunca nos abandonas, mi Señor, no solo eres el camino, sino que eres el único camino que conduce a la verdadera felicidad. Hoy quiero suplicarte que me ayudes a ser manifestación de tu amor, a ser alguien que muestre tu presencia amorosa para todos.

No quiero ser incoherente, ni quiero ser un creyente que está lejos de Ti. Quiero vivir en tu presencia mostrando que te amo y que eres importante para mí.

Sana las heridas de mi corazón y permíteme recuperar la salud. Gracias por cuidarme mientras duermo. Te suplico que bendigas a cada una de las personas que amo y que necesitan de tu ayuda. Ayuda a todos aquellos que no tienen ánimo ni fuerza para continuar, sé Tú quien los impulse a dar lo mejor de ellos.

Amén.

Déjanos tu comentario