ORACIÓN DE LA NOCHE DEL LUNES 4 DE MARZO

Aquí estoy, Dios mio, en frente de Ti con el corazón abierto para que me bendigas y me llenes con tu gran amor. Sé que me quieres feliz y lleno de alegría, que sea capaz de amar y de bendecir a mis hermanos con los que comparto cada día la vida.

Hay instantes que pierdo la paciencia y termino ofendiendo al otro, haciéndolo sentir sin valor. Ayúdame a saber expresar mis pensamientos, sin pretender imponer mis ideas por encima de lo que piensan las demás personas, dame la capacidad para respetar a los que no piensan como yo, sin hacerles sentir que sus ideas carecen de importancia.

Señor, dame la inteligencia para saber relacionarme correctamente con los demás, sin maltratarlos, sin hacerles sentir mal, o que no tiene valor lo que dicen o lo que hacen; hay actitudes que no nos hacen bien y debemos cambiarlas, para eso, necesito de tu infinita gracia, que se derrame sobre mí, que venga a fortalecer mí voluntad. Creo en tu increíble amor, tengo la plena confianza de que me muestras el camino de la salvación para mi vida. Te pido que me impulses a amarte cada día más, porque cuando estoy lleno de tu gran amor, entonces puedo amar a las personas que están cerca de mí y comparten su vida junto a mi.

Todo lo que tengo en mi interior en este instante te lo quiero ofrecer a Ti, lo dejo en tus benditas manos porque tu misericordia es grande. Siempre me das paz, porque me tratas con amor.

Te pido perdón, Dios mio, cuando no trato a los demás como Tú lo haces conmigo, porque, en ocasiones, cuando me equivoco, no soy tan misericordioso como Tú lo has sido conmigo. Quiero ir a descansar teniendo la absoluta certeza de que tu misericordia no se agota, que no llevas cuenta de mis pecados, sino que los borras con tu amor de padre que es maravilloso.

Amén.

Déjanos tu comentario