ORACIÓN DE LA NOCHE DEL LUNES 31 DE DICIEMBRE

“Bendito sea el Señor, que ha escuchado mis ruegos. El Señor es mi poderoso protector, en él confíe plenamente, y él me ayudó”.(Salmo 28). Sin Ti nada puedo hacer, sólo con tu amor podré sacar adelante mi vida. Gracias, mi Dios, porque cuando te siento presente en mi vida me tranquilizo y sé que a pesar de todo lo que tengo que vivir puedo ser feliz.

Hoy, en la última noche del 2018 te doy las gracias por tu infinita misericordia, porque fue un año con momentos felices y con momentos difíciles que a tu lado se afrontan mucho mejor, gracias por ayudarme aún cuando muchas veces te doy la espalda, te rechazo y te olvido. Los días y las cargas de la rutina son más fáciles de llevar cuando te siento a mi lado, cuando soy consciente de que no me abandonas y que te mantienes fiel a tu promesa de estar conmigo siempre.

A través de esta oración quiero ser leal a Ti, demostrar mi agradecimiento sincero por todo lo que me haces por mí. A Ti la gloria, el honor por siempre. Me diste una hermosa misión: hacer de este mundo un lugar más lindo para los demás; te pido me des fuerza para lograrlo hoy y siempre. A pesar de todos mis errores, estoy completamente seguro de que siempre estarás conmigo, eres la razón de mi existir, eres mi camino, mi verdad y mi vida.

Te ruego, mi Dios, en este momento en el que me miras, me hagas sentir la fuerza suficiente para no tenerle miedo a mis propios peligros. Dame tu bendición y protégeme mientras duermo de tal manera que pueda sentirme amado y valorado por Ti, mi Dios. Gracias por ser el guardián que nunca duerme.

Que las acciones y las decisiones que tome sean conforme a tu santa y perfecta voluntad, eres mi luz y mi guía, llévame por tu camino. En tu nombre duermo tranquilo, y te pido bendiciones para todos los que me piden que ore por ellos.

Amén.

Déjanos tu comentario