ORACIÓN DE LA NOCHE DEL LUNES 29 DE OCTUBRE

Mi Dios, contigo a junto a mi no temeré nunca, sé que caminando a tu lado mi pie no vacilará y aunque pase por cañadas peligrosas, por valles tenebrosos, tu vara y tu cayado me orientarán y tu brazo me sostendrá. No tengo miedo, Padre, porque Tú guías mis pasos, tu confianza me da gran fortaleza para enfrentar los problemas y dificultades de cada día.

Aumenta mi fe, aumenta mis ganas de vivir en tu poderosa presencia, Dios de infinita bondad, libérame de las ataduras, sálvame de mí mismo; de mi egoísmo y mi vanidad, guíame por sendas de paz y de justicia. Quiero alabarte, quiero glorificarte, porque no existe en el mundo un Padre tan misericordioso como Tú, porque no existe un amor tan puro y tan sincero como el tuyo y ese es el amor que verdaderamente me satisface y me impulsa.

Te pido que me colmes de tus dones, que hoy sigas soplando tu Espíritu Santo sobre mi vida, para que mañana al despertar este totalmente lleno de tu presencia. Libérame de la rebeldía que me aleja de Ti y destruye tus planes de salvación para mí vida. No dejes que dude de la grandeza de tus acciones que todas son para mi bendición. En tu palabra sé que está la verdad y te pido que me hagas comprender tu divino mensaje. Dame sabiduría y entendimiento para discernir entre las cosas que debo o no hacer; toma mi boca, mi lengua, permíteme que de ella siempre salgan palabras sabias y certeras , palabras de amor, de ternura, de verdad.

Grande eres en medio de nosotros, por abrirnos el camino de la salvación, por mantener tu promesa de vivir en tu reino, dame un corazón capaz de darlo todo por Ti, de dejarlo todo por Ti. Sostenme en tus benditas manos, acurrúcame bajo tus alas en los momentos de dificultad, en esta noche lléname de tu protección.

Pon tus ángeles para que escuden mi casa, para que vigilen y pongan seguridad en mi hogar. Dame la paz de tu presencia para estar sereno durante la esta noche, que mi corazón no tenga miedo.

Amén.

Déjanos tu comentario