ORACIÓN DE LA NOCHE DEL LUNES 25 DE FEBRERO

Dios de infinita misericordia, quiero adorarte y darte las gracias en todo instante. Gracias por este momento, por esta noche, por cada una de las situaciones que pude enfrentar en este día que pasó. Bendita la tribulación que me acerco a Ti. Conoces por todo lo que estoy pasando, mi Dios.

Hoy acudo nuevamente a Ti antes de disponerme a dormir para que en tu infinito amor y misericordia me regales la calma y elimines de mí todo temor y angustia. Enséñame, Padre amado, cuál es tu voluntad, no dejes que el miedo a lo que pueda pasar se apodere de mí. Tú que me conoces perfectamente, no permitas que nada me inquiete, ni nada me arrebate la paz que sólo Tú me puedes otorgar. Dame la capacidad de saber relacionarme con las demás personas. Dame bondad para hacerles sentir tu maravilloso amor.

Bendito y alabado seas por siempre, Señor, por dejarme reconocer mis fallas, cada una de mis debilidades y poder ponerlas en tus divinas manos. Aumenta mi fe, mi Dios, una fe ciega que pueda vivir confiando en Ti siempre, seguro de que Tú jamas me defraudas. Confío en tus magnificas bendiciones, en tu ayuda que no conoce límites y eso me llena el corazón de alegría, siempre que vengo a Ti no me he quedado sin respuesta.

Quiero vivir en tu maravillosa presencia, adorándote siempre, porque estoy seguro de que nunca dejas de bendecirme en cada instante. Eres santo, Padre eterno, poderoso defensor de los que en Ti esperan, creo plenamente que nunca me abandonas y que en cada situación continuas actuando con misericordia, porque tu amor no tiene ningún límite.

Gracias porque sé que mientras descanso, Tú estarás actuando y me estarás llenando del amor que necesito para continuar adelante.

Amén.

Déjanos tu comentario