ORACIÓN DE LA NOCHE DEL LUNES 21 DE ENERO

Gracias, Dios mio, por el gran amor que me has demostrado siempre a lo largo de mi vida y sobre todo durante este día que está terminando. Aquí estoy, nuevamente para hablar contigo, sé que cuando te abro mi corazón y te dejo ingresar en él, todo cambia y empiezo a sentir paz, serenidad, confianza, tranquilidad y fuerza para seguir la lucha diaria en mi vida.

En muchas ocasiones me acuesto triste y desesperado por tantas situaciones adversas. La incertidumbre del futuro, los miedos aprendidos, las dificultades, nos hacen creer que no somos capaces de continuar la batalla de una mejor manera. Y esto nos puede llevar a desanimarnos y a deprimirnos.

Pero los que confiamos en Ti, Padre amado, entendemos que nuestras luchas son en relación contigo, encontramos razones para tener una actitud más optimista y llena de esperanzas. Descubrimos motivos para seguir adelante, para querer batallar, para estar animados. Estoy seguro que Tú, mi Dios, nos capacitas diariamente con el maravilloso don de tu Espíritu Santo para que podamos ir respondiendo a los retos y los desafíos que la vida nos pone.

Y lo más importante, siempre estás con nosotros para darnos fuerza, para darnos ánimo. Tú no eres lejano, sino cercano y dispuesto a dar la batalla a favor nuestro. No nos dejas sólo nunca, sino que nos apoyas enormemente y nos ayudas a vencer.

Nos llenas de tu infinito amor, de fuerza, de ánimo, de fe, de optimismo. No dejes que nada me quite el ánimo de seguir la lucha que tengo que dar. Confío en Ti, Dios de infinita misericordia, y en tu bendición mientras descanso en esta noche.

Amén.

Déjanos tu comentario