ORACIÓN DE LA NOCHE DEL LUNES 1 DE ABRIL

Al caer la noche, Señor, puedo sentir tu presencia animándome y levantándome con amor. Gracias, Padre Dios, eres mi todo, te adoro, sólo tu presencia es capaz de animar mi corazón. Me abandono en tus manos y dejo que guíes mi corazón, entra hasta lo más profundo de él y conoce lo que tengo para que me ayudes a depender sólo de Ti.

Te presento mis tristezas para que cada día me animes a aceptar con fe lo que se escapa de mis fuerzas, para asumir con decisión lo que no puedo cambiar. Bendito Dios, no permitas que la desesperación y la tristeza me ganen la batalla, anima mi alma y dame fuerzas para vivir con valor y firmeza, confiando siempre en tu compañía.

Gracias por todo lo que me has permitido vivir a lo largo de este día. Te amo, Señor, y confío en Ti, necesito de tu presencia y de tu poder. Ayúdame a quitar de mi cabeza todos esos pensamientos negativos que no me dejan crecer y que me impiden tener una buena actitud ante la vida. Pasa tu mano sanadora por toda mi vida, sana lo que está enfermo en mí y necesita de Ti. Estoy seguro de que con una palabra tuya basta para que quede sano y pueda seguir adelante.

Te amo, Señor, y necesito siempre de tu ayuda. Necesito de tus palabras de ánimo, tus acciones poderosas que me sorprenden y me hacen comprender que el mundo es de otra manera. No permitas que mi corazón se desanime ante ninguna prueba.

Dame la capacidad de saber perdonar y así poder vivir tranquilo y sin sobresaltos. Mi vida está en tus manos. Te pido que mientras duerma Tú sigas dándome lo que necesito para mañana estar listo para seguir haciendo tu Voluntad, que es lo único que me llevará a la felicidad plena. Amén

Déjanos tu comentario