ORACIÓN DE LA NOCHE DEL JUEVES 7 DE FEBRERO

Gracias, Padre eterno, porque al caer la noche puedo contar contigo, gracias por estar siempre presente, en cada instante, por darme las fuerzas para continuar cuando siento que no puedo más, porque me colmas de valentía y me ayudas a seguir adelante. A Ti clamo, Padre de vida, porque sé que escuchas mi oración.

Tu no me juzgas como lo merecen mis pecados, sino que me llenas de infinito amor. Gracias por el sendero que he recorrido y que me trajo hasta aquí. Sé que algunas cosas no estuvieron bien. He tenido equivocaciones, errores, he fallado muchas veces. Pero aún así, Tú confías en mí, me ayudas, estas siempre presente, me haces sentir que soy valioso y que puedes renovarme.

Ayúdame a corregir mis errores, ayúdame a que no me cueste tanto ser bueno, a ser siempre humilde, a que mi corazón no deje de ser fuerte, a querer siempre estar en paz, a comprender que todos merecen oportunidades. Gracias por este día que ya casi termina. Gracias porque en cada paso que di pude probar esa certeza de que estás al lado mio en todo momento. Gracias, porque en cada instante de este día, sentí tu maravillosa presencia.

Me siento feliz de haber llegado a este día, no sé cuántos días más veré y eso no me preocupa, porque sé que me llevas en tus benditas manos, sé que me cuidas y que estoy seguro con tu gran compañía.

Mi tranquilidad eres Tú, Dios mio. Eres mi luz y mi salvación, eres la roca que me salva y la razón por la que vale la pena esperar, creer y confiar. Quiero pedirte que en esta noche me des un descanso tranquilo, para amanecer mañana con ánimo para seguir adelante.

Amén.

Déjanos tu comentario