ORACIÓN DE LA NOCHE DEL JUEVES 4 DE ABRIL

Gracias, Señor, por todo lo que he podido experimentar en este día que me has permitido vivir. Te amo, Señor, porque sé que Tú eres todo para mí. Tú eres grande, poderoso, intervienes en la historia de todos tus hijos cada día, para liberarlos de todo lo que los ata. Adorado seas, bendito Dios, porque me acompañas todos los días dándome fuerzas y valentía para asumir mi vida.

Aparta de mi camino las presiones externas que me atan a las personas, afectos y cosas que me esclavizan. Gracias, porque siempre te revelas con poder y me muestras el camino para vivir sin apegos.

Dios todopoderoso, estoy en tu presencia y quiero alabarte por todo lo bueno que haces en mi vida. Gracias porque rompes todas las cadenas del pasado que me atan a resentimientos y frustraciones que determinan mi presente. Pasa tu mano sanadora por todo mi ser y cierra todas las heridas que los insultos, los ataques, los desprecios pueden haberse abiertos en mi corazón. Gracias, Padre Dios, porque me muestras tu bondad, me llenas de tu Espíritu, me sostienes cuando flaquean mis fuerzas, me perdonas cuando fallo,  me impulsas cuando estoy atascado.

Eres, mi Señor, el motor de mis pasos, la fuerza de mi corazón, la certeza de mi historia, ámame como sólo Tú puedes hacerlo, que ahora, en el silencio de está noche pueda decir que eres mi todo, que mi paraíso eres Tú, estar a tu lado, escucharte y dejarme abrazar por tu amor.

Gracias porque sé que mientras duermo Tú me vas a bendecir. Me acuesto con la seguridad de tu protección y de tu cuidado.

Amén.

Déjanos tu comentario