ORACIÓN DE LA NOCHE DEL JUEVES 28 DE FEBRERO

Gracias, Padre de vida eterna, por todas las bendiciones que me has regalado a lo largo de este día. Gracias por cada una de las personas con la que pude compartir. Ahora cuando voy a mi cama y tengo la posibilidad de revisar toda mi vida, te doy gracias por todos los dones que me otorgas cada día.

Tal vez las cosas no han salido como las esperaba, pero estoy seguro de que con el renovador descanso que voy a tomar tendré nuevas fuerzas para levantarme mañana con todo el ánimo que necesito para continuar adelante. Gracias porque siempre eres bueno conmigo, no me tratas como merecen mis pecados, jamas me olvidas, no me apartas de tu lado aunque a veces haya tomado caminos que están lejos de Ti.

Estoy seguro de que eres bondadoso con todos, haces salir el sol sobre buenos y malos, no desprecias a los que se alejan de tu camino, sino que los esperas para darles un gran abrazo y devolverles su dignidad de hijos. Creo firmemente en tu infinito amor, no dejo de confiar en que estás haciendo grandes cosas en mi vida, eres la columna en la que encuentro mi fortaleza, por eso quiero continuar construyendo mi vida guiado con tu divina palabra, estoy seguro de que ella es luz para mis pasos y energía en mi camino.

Tú eres un guerrero todopoderoso que sale en mi defensa, cuando más te necesito. Gracias por ser mi escudo, en quien encuentro refugio, no tengo miedo cuando siento tu majestuosa presencia, porque sé que en cada instante me levantas del polvo y me animas para que siga esforzándome. Renueva mi vida para poder tener un descanso tranquilo. Eres mi fortaleza.

Amén.

Déjanos tu comentario