ORACIÓN DE LA NOCHE DEL JUEVES 27 DE DICIEMBRE

Aquí estoy, mi buen Dios, en este día que termina. Hoy quiero ser abrazado y protegido por Ti, quiero sentir que tu infinito amor entra en mi ser y echa fuera todo lo que no es tuyo. Señor, porque descubrí y entendí que mi vida no puede estar mejor si no es a tu lado, actuando según tu voluntad. Tú eres todo lo que necesito, sin Ti nada tengo pero contigo lo tengo todo.

Gracias por lo que me das, por el renacer de la esperanza, por la certeza de que eres un Dios cercano, noble, que me acompaña en cada paso que doy. Gracias también porque sé que no estaré solo nunca, Tú siempre me cuidas con tu inmenso amor y tu gran bondad. Quita toda idea fija de mi mente y dame la oportunidad de pensar en Ti y en todo lo que significas para mí.

Dios mio, si mis fuerzas se agotan dame las tuyas para seguir avanzando, porque sin Ti nada soy. Ayúdame a conciliar el sueño y que todas esas preocupaciones, pensamientos, ideas negativas y situaciones que me atormentan desaparezcan. Dame la capacidad de creer y de confiar cada vez más en tu infinito poder, en tu amor y en tu gracia. Te entrego todo lo que hay en mi corazón, te entrego mi vida, mis acciones. Permite que mis palabras sean para alabarte y bendecirte, abre tus manos y derramas sobre mí toda la fuerza, la alegría, la salud, la prosperidad que necesito para vivir.

Aquí estoy, mi Señor, buscando un aliento, un respiro que me permita continuar en la batalla. Lléname de tu Espíritu Santo, para que pueda comprender tu divina voluntad en mi vida. Sé que con la luz que me da el Espíritu Santo podré conducir acertadamente mi vida, sé que estoy contigo y me amas y eso me basta.

Quiero, Dios mio, sentir la paz y la serenidad que me da tu maravillosa presencia para así poder enfrentar y vencer todas las dificultades. Mientras duerma permanece conmigo, a mi lado y no te alejes de mí, pues necesito descansar, estar tranquilo y en paz.

Amén.

Déjanos tu comentario