ORACIÓN DE LA NOCHE DEL JUEVES 14 DE MARZO

Padre amado, nada hay más importante para mí que buscar tu divina presencia, que hallar tu consuelo, que dejarme amar sin reparo por Ti. Nada me podrá alejar de Ti, nadie me quitará de tu presencia. Esta noche he venido a encontrarte una vez más, he venido a contemplarte, a sentir tu amor puro por mí, que me da paz y seguridad.

Te pido que no desperdicie mi vida detrás lo que no me da felicidad, repitiendo actitudes erróneas, centrando mi vida sólo en buscar riquezas que no son la felicidad verdadera, y que en muchas ocasiones empobrecen mi espíritu, atándome y arrebatándome la libertad. Que no tenga yo la preocupación de ser quien no soy, de aparentar algo que no puedo y que no me niegue a mi propia realidad.

Que no tenga ninguna otra pretensión más que ser feliz, que luche por la verdadera felicidad, quiero ser yo mismo, sin estar escondido tras los disfraces que se ponen de moda y que son aplaudidos por los demás. Sé que quieres siempre lo mejor para mí. Te agradezco porque tu ánimo me impulsa a creer y a intentar hacer las cosas de la mejor forma. Gracias, porque sé que en este instante tu maravillosa presencia está llenando de sentido mi vida, mostrándome la verdadera felicidad que es vivir según tu santa voluntad.

Gracias por estar aquí en este instante al terminar el día; no olvides protegerme de aquellos que no me aman y quieren hacerme daño, soy tuyo y confío en que eres mi escudo protector.

Te amo y te confío todos mis planes de mañana, se Tú el que me ayude. También te pido que bendigas a todos y cada uno de los que amo y necesitan ayuda en este momento. En mis noches te pido protección, en mi descanso te pido que me escudes, en mi lecho que coloques centinelas, para que guarden mi sueño.

Amén.

Déjanos tu comentario