ORACIÓN DE LA NOCHE DEL DOMINGO 5 DE AGOSTO

Señor, hoy quiero descansar con la certeza de que mañana será un gran día porque Tú estás conmigo. Vengo a Ti, para entregarte mi cansancio, clamo tu paz para descansar y dejar cualquier preocupación que tenga y no pueda resolver. Bendito seas, mi Señor, por todo el amor que me das y, sobre todo, porque me haces sentir protegido y cuidado. Gracias por animarme, haciéndome consciente de todas las cualidades que has puesto en mi ser y de todas las oportunidades que me permites vivir.

Gloria a Ti, mi Señor, por todo lo que haces en mi vida, te entrego todo lo que soy. Te suplico que me cuides y me protejas de todo lo malo que hay a mi alrededor y que me amenaza mi tranquilidad.

Quiero dormir tranquilo, seguro de que estás a mi lado y que no vas a permitir que nada malo me suceda. Quisiera pedirte en este momento que me des capacidad para liberarme de todos aquellos pensamientos y sentimientos negativos que se apoderan de mi mente y mi corazón y no me dejan ser libre. Necesito sentir que tu amor abre mis sentimientos y me hace ver lo que normalmente no veo y que pueda tener calma en mi corazón, porque Tú estás a mi lado y siempre sabes por dónde puedo salir de estas situaciones.

Gracias Señor, por las bendiciones en mi vida, porque nunca me desamparas y porque eres mi protector incondicional.

Porque cuando tuve miedo, cuando me creí perdido, cuando ya se me agotaba la fuerza, ahí estuviste para darme ánimo, para recordarme que podía dar un paso más, que cabía un esfuerzo más. Confío en tu poder y en esta noche me pongo en tus manos para dormir en paz y estar listo mañana cuando el sol vuelva a salir.

Amén.

Déjanos tu comentario