ORACIÓN DE LA NOCHE DEL DOMINGO 31 DE MARZO

Gracias, Señor, porque a lo largo de este día he sentido tu amor, tu compañía, tu bendición y tu presencia sanadora. Gracias por la vida que me has dado, con todas las luchas y los esfuerzos, con todas sus alegrías y desaciertos, porque en ella me vas enseñando a confiar en Ti y vivir bajo tu protección.

Hoy quiero pedirte por mi familia y por todos aquellos con los que comparto la vida, que sientan tu poder maravilloso y tu presencia que anima y fortalece a cada instante. Quiero ser libre como Tú, mi Señor, sin quedarme solo en mi lugar, sino viviendo con la capacidad de moverme hacia el lugar del otro y así comprender también lo que está sintiendo.

Señor, que yo no sea juez de los que comparten su vida conmigo, que comprenda en cada situación todo el contexto de la realidad y me mueva con misericordia para ayudarlos a salir adelante y devolverles la confianza en si mismos. Me dispongo totalmente a descubrirte presente en las personas que me rodean, sé que a través de cada una de ellas Tú me puedes hablar, por eso me abro a escucharlas y asumir también lo que me pueden enseñar con sus acciones.

También te entrego de manera especial a todas esas personas que en estos momentos están viviendo depresiones, que están desanimados, que no le encuentran sentido a la vida, que cada noche es una angustia por no saber qué les espera al otro día.

Gracias por no dejarme solo nunca y por llenarme de la alegría que quieres que comparta con todos los que están a mi lado. Te suplico que cuides mi sueño y me ayudes a descansar plenamente para estar listo para continuar mañana. Amén

Déjanos tu comentario