ORACIÓN DE LA NOCHE DEL DOMINGO 25 DE NOVIEMBRE

Gracias, Dios mio, porque puedo sentir la infinita fuerza de tu incondicional amor en mi corazón, porque en medio de las adversidades puedo sentir tu presencia que me ayuda a salir adelante. Esta noche quiero silenciar mis pensamientos, háblame, Padre, quiero saber lo que esperas de mí, mantenerme firme para ser y actuar conforme a tu perfecta voluntad.

Levanto la mirada y contemplo tu presencia, tu grandeza y tu gran amor. Te agradezco, Dios, porque eres misericordioso, pues si tropiezo, Tú me levantas; ayúdame a ser perseverante y salir adelante porque en Ti encuentro felicidad, pues soy una persona especial para Ti.

Haz de mi vida una experiencia de oración permanente, quiero ser un cristiano constante, con fe y con la esperanza del que cree en el Dios que está vivo. Confío plenamente en Ti, creo en Ti y espero en Ti, mi Dios. Tú me regalas la fuerza para levantarme con ánimos para salir adelante. En tu presencia encuentro el amor, la verdad, el camino. Eres la serenidad y el amor en medio de los momentos más difíciles. Dame, Padre amado, la fuerza de querer vivir feliz conforme a tu santa voluntad.

Que mi triunfo no me haga alejarme de Ti, que la derrota no me haga sentir desolado, que la pobreza no me haga odiar la vida, que la felicidad no me haga sentir que la plenitud la alcanzo por mis medios.

Acompáñame en los momentos de soledad; sé mi refugio cuando todo parece derrumbarse y no tener fin; sé mi alegría en los instantes de tristeza y glorifícate en todos los que creemos y esperamos en Ti. Gracias por estar en mi vida y colmarme de alegría, más allá de las dificultades y los problemas que se puedan presentar. Te amo inmensamente, Padre, y confío en Ti.

Amén.

Déjanos tu comentario