ORACIÓN DE LA NOCHE DEL DOMINGO 17 DE MARZO

Dios mio, escucha esta noche el clamor de mi corazón, que llama tu maravillosa presencia. Porque no hay nadie más que Tú, porque Tú eres el creador de todas y cada una de las cosas, visibles e invisibles, cuyo reinado no tendrá fin. Libérame de cualquier peligro, del mal y sus trampas, de vivir bajo yugo de la mentira.

Te ruego que me mantengas seguro en tu amor, que me tomes en tus divinas manos y me guardes en tu corazón. Hazme tuyo según tu santa voluntad. Extiende tu amorosa mano y que tu bondad llegue a quienes te pidan sanación en medio de sus dolores y enfermedades. Sopla tu Espíritu Santo y dame la fuerza y la valentía para nunca dudar de lo que puedes hacer en mi vida.

Hoy, por Ti, me levanto de mis temores, de mis tristezas, complejos y divisiones, de la escasez y de las preocupaciones. Rompe las cadenas que nos mantienen atados a este mundo y manifiesta tu gran misericordia sanando las heridas y aliviando los dolores. Tú que nos has librado del pecado, elimina todo aquello que nos esclaviza y muéstranos tu verdadero rostro. Háblanos en medio de todo, en los momentos que tenemos, en las relaciones que vivimos, en los retos que nos toca vivir.

Sólo Tú, Padre amado, nos amas con un amor inquebrantable, inagotable. Quiero abrir mi ser para que sople tu infinita fuerza, para que caiga una abundante efusión de tu Espíritu Santo porque sin Él no comprendería jamás de qué se trata tu perfecta voluntad.

Te amo, te adoro, te glorifico con todas las fuerzas de mi alma, porque sólo Tú mereces mis sacrificios y sumisiones. Mírame con ojos de bondad, no mires mi incapacidad de amar y perdona mi necedad. Tú eres la inagotable fuente del amor, la fuente de la vida, ámame eternamente.

Amén.

Déjanos tu comentario