ORACIÓN DE LA NOCHE DEL DOMINGO 17 DE JUNIO

Que la gloria sea para Ti, mi Señor, en esta noche que tu amor se derrama sobre mí. Que la alabanza llegue a tus pies porque eres grande y majestuoso. Grande eres porque tus bendiciones vinieron a quedarse en mi vida. Grande eres porque me ayudas a estar mejor cada día. Porque siento tu presencia que sana y que libera. Te alabo, mi Jesús, en esta noche pues tu amor es alegría para mi vida, porque tu voz es luz y perdón, un regalo que no merezco. Te alabo y te bendigo porque has mostrado tu gloria en mi vida, me dejas conocerte, saberte presente en todo cuanto hago.

Grande eres cuando estás conmigo para gritarme que mi vida tiene sentido, y que aunque me lo arrebaten todo, no hay quién pueda arrebatarme de tus manos en las que está puesto el sentido de lo que soy y de lo que hago. Gracias, mi Señor, porque sé que estuviste conmigo siempre, especialmente cuando perdí, porque sé que en todo hay ganancia, incluso cuando algo se va para que llegue algo mejor. Quiero estar dispuesto a perderlo todo, pero jamás a Ti y tu presencia en mi vida.

Gracias, Señor, porque esos momentos me han definido, me han hecho ser más paciente y más humilde; gracias, Señor, porque lo hemos intentado juntos hasta lograrlo.

Gracias, mi Dios, por ser tan bondadoso conmigo y con todos, porque no importa lo que hagamos siempre tendrás un lugar para nosotros, siempre nos darás la oportunidad de arrepentirnos y regresar a Tí, porque no guardas rencores. Bendito seas en esta noche, alabado sea tu Nombre, grande y eterno es tu amor. Con la paz que me das, me dispongo a dormir entre tus amorosos brazos.

Amén.

Déjanos tu comentario