ORACIÓN DE LA NOCHE DEL DOMINGO 17 DE FEBRERO

Padre amado, quiero alabarte  en esta noche que vengo a ti. Necesito de tu luz que ilumine mi sendero para no perderme en la oscuridad. Necesito tu gran fuerza para permanecer firme en medio de los golpes que me da la vida. Gracias por hacerme consciente de tantos caprichos que tengo y de tantos cambios que tengo que darle a mi vida.

Gracias por enseñarme el camino para lograrlo y por animarme siempre a hacer las cosas de la mejor manera. Te ruego que rompas las dependencias y las esclavitudes que tengo en mi vida. Necesito de ti, que actúes con tu infinita misericordia para que pueda ser libre de toda cadena que me tenga atado. Que pueda llenar los vacíos que tenga dentro y así pueda estar libre de todo lo que me impide ser feliz.

Toma posesión de mí cuerpo, de mi ser y de todo lo que hago. No dejes que nada me haga creer que estoy perdido. Llena mi corazón de tu alegría, permíteme sentir que estás junto a mi, ayudándome a ser mejor cada día. Dame la luz de tus ojos que todo lo ven maravilloso y hermoso y descubren en cada cosa lo bueno que tiene. Regalame paz en mi corazón para sentir el susurro de cada flor que me habla de parte tuya y me anima a continuar adelante. Dame fuerza en mis manos, para continuar trabajando y hallándole sentido a todo, por Ti y para Ti, mi Dios.

Dame tu magnifico amor para sentirme pleno en medio de todo lo que haga pase lo que pase. Gracias, porque tengo la plena certeza de que me escuchas y me ayudas en este instante.

Te ruego que me bendigas y me selles con tu sagrada sangre. En tus benditas manos pongo mis preocupaciones y te pido que me ayudes a dormir en paz y serenidad esta noche. Te amo y te confío toda mi vida, la pongo en tus manos porque estoy seguro que Tú siempre quieres lo mejor para mí.

Amén.

Déjanos tu comentario