ORACIÓN DE LA MAÑANA DEL VIERNES 28 DE DICIEMBRE

Padre de bondad, hoy al iniciar este nuevo día vengo a Ti a pedirte perdón por todo lo que no he hecho bien. Me he equivocado y no he actuado con amor, me dejo llevar por mis impulsos y no he actuado como una persona de fe, como un verdadero creyente.

Sé que no me juzgas, ni llevas cuenta de mis pecados, sino que siempre estás dispuesto a darme el perdón. Quiero vivir de una mejor manera; sé que no es fácil y son muchos los problemas que me quitan la paz. Permite, Señor, que todos los vacíos de mi ser sean llenados por tu gracia y tu presencia. Soy una persona con muchos temores y muchas dudas, con miedos, preocupaciones, dolores, confusiones y el único lugar donde encuentro paz es contigo, en tu presencia.

Avívame, Señor, quema mi vida, tócame con tu fuego, que sea tu amor el que arda en mi corazón, que sea tu luz la que haga radiante mis acciones, que sea tu amor el que haga que mis palabras sean de bendición. No dejes que mi tristeza ponga neblina y me haga tomar decisiones equivocadas. Tú eres mi alegría y mi fuerza, quien me impulse a actuar de manera correcta. Ven en mi auxilio cuando caiga, ten compasión de mí.

Dispón mis sentidos, Señor, que siempre esté atento a tu amor que transforma mi vida; a tu sabiduría que ilumina mi camino y me da claridad en mis decisiones; a tu fuerza que me levanta y me motiva cuando caigo, cuando fracaso o me equivoco.

Ayúdame a ser alguien mejor, porque sin Ti viviría sin esperanza, sin sabiduría para enfrentar los retos de la vida, con vacíos en el corazón, sin la posibilidad de conocer un amor verdadero, auténtico, incondicional, el que sólo Tú me puedes dar, mi Señor, te amo y confío en Ti.

Amén.

Déjanos tu comentario