REFLEXIÓN DEL PAPA FRANCISCO SOBRE EL EVANGELIO

No tengas miedo de habladurías y ensañamiento. Confía en Dios

Juan 11, 45-57

Jesús fue perseguido. Querían matarlo… En la Iglesia, en efecto, están los perseguidos desde fuera y los perseguidos desde dentro. Los santos mismos han sido perseguidos.

En efecto, cuando leemos la vida de los santos nos encontramos ante muchas incomprensiones y persecuciones.

Porque, siendo profetas, decían cosas que resultaban demasiado duras. De esta manera también muchos pensadores en la Iglesia fueron perseguidos.

De este modo, la historia nos testimonia que todas las personas que el Espíritu Santo elige para decir la verdad al pueblo de Dios sufren persecuciones.

“Bienaventurados vosotros cuando os persigan por mi nombre”.

He aquí que Jesús es precisamente el modelo, el icono: ha sufrido mucho el Señor, ha sido perseguido; y al actuar así ha asumido todas las persecuciones de su pueblo.

Pero aún hoy los cristianos son perseguidos. Y son perseguidos porque a esta sociedad mundana, a esta sociedad tranquila que no quiere problemas, dicen la verdad y anuncian a Jesucristo. De verdad hoy hay mucha persecución.

Incluso hoy en algunas partes existe la pena de muerte, existe la prisión por tener el Evangelio en casa, por enseñar el catecismo. Me decía un católico de estos países que ellos no pueden rezar juntos: ¡está prohibido! Sólo se puede rezar a solas y en secreto.

Si quieren celebrar la Eucaristía organizan una fiesta de cumpleaños, aparentan celebrar el cumpleaños y allí tienen la Eucaristía antes de la fiesta. Y si, como ha sucedido, ven llegar a la policía, enseguida ocultan todo, continúan la fiesta entre alegría y felicidad; luego, cuando los agentes se van, terminan la Eucaristía.

En efecto, esta historia de persecución, de incomprensión, continúa desde el tiempo de los profetas hasta hoy. Este, por lo demás, es también el camino del Señor, el camino de quienes siguen al Señor. Un camino que termina siempre como para el Señor, con una resurrección, pero pasando por la cruz.

Déjanos tu comentario