ORACIÓN PARA HOY, VIERNES 30 DE MARZO

Que alegría iniciar este nuevo día bendiciendo tu Santo Nombre. Me lleno de gozo cuando mis labios se abren para proclamar tus grandezas y es que has sido tan bueno con todos nosotros, te has mostrado con tanto poder, nos has llenado de incontables bendiciones. Quiero adorarte, bendecirte y glorificarse en un día tan importante como hoy, que se celebra la Institución de la Eucaristía, el sacramento de tu Cuerpo y de tu Sangre bajo las especies de pan y vino, el más grande de todos los milagros, Tu Última Cena con los apóstoles. Tu fidelidad a tu plan de salvación ante tu entrega incondicional a la humanidad.

Señor, que tu amor tan grande nos haga gratuitos, que tu valentía nos llene de fortaleza, que tu decisión alumbre nuestra fe, que tu entrega nos mueva en la ternura. Enséñanos a acoger a todos los que están necesitados. Envíanos a anunciar tu reino, llévanos donde los hombres y mujeres necesiten esperanzas, alegría, ternura y consuelo. Señor, fuente de amor eterno, grande es tu misericordia, por eso mi ser se alegra en tu presencia, mis labios cantan tu grandeza.

Mucho tengo que agradecer, Señor, por tu sacrificio voluntario para librarnos del pecado y de la muerte eterna. Gracias porque hoy tengo la oportunidad de agradecer en este momento de oración. En la oración, abrimos nuestro corazón y nuestras manos para recibir tus dones, mi Dios; sobre todo el gran don de la Eucaristía, donde siempre estás presente.

En el silencio, en la contemplación y la adoración, delante de Jesús sacramentado entendemos qué es el amor y surge un deseo ardiente de devolver amor por amor, hasta el extremo. Gracias Señor, por este día y por quedarte con nosotros para siempre.

Amén.

Déjanos tu comentario